Recomendaciones para convertir Internship en empleo

10 recomendaciones para convertir una internship en un empleo

Las internships o pasantías profesionales brindan una gran oportunidad para adquirir experiencia local profesional y para aprender nuevas habilidades. Los interns o pasantes que se destaquen y demuestren su capacidad e interés genuino para el puesto pueden convertir su experiencia de pasantía en una oferta de trabajo. Muchas empresas ofrecen internships, ya sea durante el verano o por un período de tiempo determinado durante el año. Si bien ninguna empresa puede garantizar una oferta de trabajo al final de la internship, no es raro que a los interns excepcionales se les ofrezca la oportunidad de quedarse en un puesto de tiempo completo o permanente dentro de la misma empresa.

A continuación te compartimos 10 recomendaciones clave para mejorar tus posibilidades de obtener una oferta de trabajo al final de tu internship:

¡Todo es cuestión de actitud!

Si bien no hay garantía de que después de finalizar tu internship te ofrezcan una oportunidad de trabajo permanente en la misma empresa, tu actitud puede hacer la diferencia. Si demuestras tus capacidades y tienes la mejor actitud de aprendizaje durante las 12 semanas, esto te puede traer grandes beneficios. Muchas empresas anfitrionas que han encontrado nuevo talento a través de las internships, y en algunos casos han creado nuevos puestos de trabajo para interns o pasantes porque fueron demasiado productivos y valiosos para dejarlos ir.

Ser “indispensable” para la empresa

Si te vuelves indispensable durante tu internship, ¿cómo puede una empresa dejarte ir? Recuerda, para las empresas, las internships también representan una oportunidad para evaluar las habilidades y capacidad del intern para ocupar la posición de forma permanente. De hecho, las internships son una de las mejores formas para descubrir nuevo talento por parte de las empresas australianas. En muchos casos, dejar ir a un intern implica un sobrecosto al estar obligadas a entrenar de nuevo a alguien para que ocupe el mismo cargo, y cuando el intern se ha desempeñado exitosamente y ha obtenido buenos resultados, las empresas optan por ofrecerles una oportunidad laboral en lugar de dejarlos ir. Así mismo, si con tu trabajo logras liberar capacidad para los demás miembros de tu equipo, aumentarás drásticamente tus posibilidades de ser contratado, ya que sin ti, tendrán que volver a hacer el trabajo que tú estás desempeñando.

Comprométete con tu internship

Este consejo tal vez se resume en que trates tu internship como si fuera un empleo. Esto puede sonar extraño, pero si tratas tu internships con seriedad y te comprometes a aprovechar al máximo tu experiencia de aprendizaje, esto puede resultar en que recibas una oferta laboral al final de tu internship. Cuando demuestras una excelente actitud, llegas a tiempo los días en que te comprometiste a asistir, demuestras tu interés e iniciativa para colaborar, te conviertes en un miembro valioso de tu equipo de trabajo y agregas valor real, ahí es donde las probabilidades de recibir una oferta laboral al final aumentarán.

Aprende el software que utilizarás

Si aprendes a utilizar el software, programa o herramienta que utilizarás en tu cargo antes de iniciar la internship, las probabilidades de que te adaptes más rápido al cargo serán mayores. Nada impresiona más a una empresa anfitriona, que el intern conozca el software que utilizan en sus operaciones diarias. Pregúntale a tu supervisor en la entrevista o al proveedor del Programa de Internships, qué software puedes aprender para agregar valor desde el primer día y asegúrate de aprender lo básico antes de iniciar tu internship. Seguro pondrás en práctica lo que aprendiste desde las primeras semanas a tu internship.

¡Hacer buenas conexiones es clave!

Sin duda, hacer una internship te brindará la oportunidad de hacer crecer tu red de contactos profesionales. Durante tu internship trabajarás en estrecha colaboración con profesionales de tu misma industria y podrás desarrollar relaciones profesionales duraderas con tu supervisor, los miembros de tu equipo, y con otros profesionales internos o externos a la empresa. Mantener estas relaciones y tener una amplia red de contactos profesionales puede ser increíblemente beneficioso para tu carrera profesional. Puedes llegar a apoyarte en tus conexiones para encontrar nuevas oportunidades laborales, aumentar tus posibilidades de obtener un puesto e incluso utilizarlas como referencias en tus solicitudes de empleo. 

Los pequeños detalles cuentan…

Cada día durante tu internship es una oportunidad para causar una gran impresión. Acciones que puedes considerar que no tienen mucha importancia como llegar a tiempo, decir “buenos días”, sonreír, vestirse apropiadamente, tomar notas cuando te están explicando un tema, demostrar iniciativa, etc., pueden hacer la diferencia entre decidir si te quedas o te dejan ir al final de tu internship. Como cuando te están vendiendo un producto y te demuestran todas sus propiedades y beneficios para que tomes la decisión de compra, así mismo la empresa está evaluando tus capacidades para ocupar el puesto y decidir si te ofrecerá una oportunidad de empleo permanente cuando finalices tu internship.

Desarrolla una relación sólida con tu supervisor

El supervisor directo asignado durante tu internship es quien probablemente tomará la decisión de contratarte o dejarte ir al final de la pasantía. Así que asegúrate de entablar una buena relación con tu supervisor tanto laboral como personal. Cuéntale sobre sus sueños y aspiraciones, invítalo a tomar un café, cuéntale anécdotas divertidos durante las charlas casuales, hazle preguntas si no entiendes un tema, mantén a tu supervisor informado de tu proceso de aprendizaje y de tu interés por aprender más en el cargo y, cuando se está acercando el final de tu internship, no tengas miedo de preguntarle si hay alguna posibilidad de quedarte en un cargo permanente. Si construyes una buena relación con tu supervisor y con tu equipo de trabajo, es muy probable que te tengan en cuenta para cuando surja una posición dentro de la empresa o te conecten con otras oportunidades en la industria.

Sé proactivo(a)

No seas de los interns que terminan sus tareas y esperan a que su supervisor les delegue la siguiente. Demuestra que es proactivo(a) sugiriendo lo que puedes hacer a continuación para ayudar o construyendo un plan de trabajo claro para saber cuál es la siguiente tarea que debes desarrollar. Utiliza tus conocimientos para identificar problemas u oportunidades de mejora que sea posible que la empresa aún no esté abordando y sugiere posibles soluciones. La mayoría de las empresas anfitrionas contratan interns porque quieren una nueva mirada para sus procesos internos y su negocio en general, y porque en muchos casos cuentan con conocimientos frescos proporcionando un pensamiento contemporáneo.

¡Haz la pregunta!

Asegúrate de que la empresa sepa que te gustaría trabajar para ellos. Es sencillo, si no preguntas si hay alguna posibilidad de quedarte después de tu internship en un cargo permanente, es probable que nunca recibas la oferta laboral. Una vez hayas demostrado que agregas valor al negocio, asegúrate de que tu supervisor sepa que te gustaría trabajar con ellos después de tu internship. Después de todo, acaban de pasar los últimos 3 meses entrenando a un potencial empleado. Si demostraste excelentes resultados y desempeñaste las tareas asignadas exitosamente, es probable que la empresa considere ofrecerte una oportunidad laboral o ponerte en lista de espera para cuando surja la vacante dentro de la misma.

¡Diviértete y demuestra tu personalidad!

No todo en la vida es trabajo. Aprovecha los momentos de esparcimiento o las salidas después de la oficina con tu equipo y supervisor para divertirte. Estas son oportunidades perfectas para fortalecer las relaciones con miembros de tu equipo y demostrar tu personalidad. Recuerda, al final de cuenta es gente la que contrata gente. Las empresas australianas valoran la personalidad, la actitud y las habilidades blandas por sobre las habilidades duras o técnicas, ya que reconocen que las últimas se pueden enseñar, pero las primeras son inherentes al ser. Es claro que la mayoría de profesionales pasan más tiempo con sus compañeros de trabajo que con sus familias. No te conviertas en la persona que al final de su internship se describe como técnicamente competente, pero que no encaja con la cultura laboral de la empresa. Conviértete en la persona con la que otros quieren conversar, tomar café y almorzar.

Ahora es tu turno

Si sigues todos los consejos anteriores, estamos seguros que los resultados serán maravillosos y la oportunidad laboral estará tocando a tu puerta al finalizar tu internship ¿Te diste cuenta que sólo un consejo es sobre tus habilidades técnicas, y que los demás consejos se refieren a la actitud, personalidad y habilidades blandas que aportas a la empresa? La realidad es que el valor real de la internship tiene más que ver con las personas que conoces, las redes que creas y la actitud que aportas que con las habilidades técnicas que vas a aprender.

Ahora que sabes que puede hacer para aumentar significativamente tus probabilidades de convertir una internship en un trabajo permanente, ¿qué estás esperando para iniciar tu internship?

Se deseas obtener la guía mas completa sobre las Internships en Australia de forma Gratuita y en Español, te invitamos a dar clic en el botón :